jueves, 24 de noviembre de 2011

Redes Sociales

Vamos a cambiar un poco de tercio, que la política y la economía empiezan a sacarnos a todos de quicio. Hoy quiero debate, más de lo habitual, sobre un tema que me deja un poco perplejo. Me explico.

El tema son las redes sociales. Las virtuales, o que tienen su vida en internet, para ser exacto. Y en este caso, mi preocupación no es sobre la privacidad. Si no sobre el uso de las mismas, cuales son allí nuestros derechos y cuales nuestras obligaciones. Y la verdad es que no tengo una teoría clara sobre esto.

El primer punto que me confunde es la libertad de expresión. Siempre he defendido que, a priori, todo el mundo debe poder expresar lo que le de la gana. Sin censura ni control previo. Cada uno debe ser libre de decir, escribir o grabar en vídeo o en fotografía lo que quiera, pero con esto no quiero decir que todo lo que se exprese sea legal, licito o moral, si no que el juicio de valor, y la responsabilidad social, civil o penal, solo deben considerarse a posteriori.

Y me diréis, bien, como fuera de la red. Correcto, no debería haber distinciones. Pero aquí nos encontramos con dos problemas. El volumen de las comunicaciones en internet es gigantesco, imposible de controlar o supervisar incluso por los propios afectados. Y la impunidad viene asociada muchas veces al anonimato que las personas pueden conseguir en la red.

Ahora, algunos de vosotros habréis llegado a una conclusión fácil. Acabemos con el anonimato. Pues bien, este es otro problema gigantesco de confusión que tengo. Gran parte de los beneficios que internet ofrece, sobre todo los que tienen que ver con la expresión lícita y legal de la libertad de expresión, contra grupos poderosos o gobiernos, proviene del anonimato, luego este punto no puede solucionarse. Tenéis teorias que puedan solucionarlo?

La segunda parte de mi reflexión es personal. Tiene que ver con que es lo que nosotros damos a las redes y que queremos recibir. Yo entiendo que cuando una persona expresa su opinión en un medio público, tiene que estar preparado para que ese público pueda responderle. Lo exigible sería que lo hiciera en el mismo tono de respeto que el haya vertido en su opinión. O no? Quien fija el standard mínimo de respeto, de educación?

Si yo expreso una idea política en Facebook, por ejemplo, cualquiera de las personas a las que yo haya dado acceso a el están legitimados para responderme? tengo que aceptar esa respuesta o es lógico que si no me gusta la borre o si me cabrea termine eliminando a este sujeto? Y si mi tono es ofensivo, es lógico que reciba respuestas ofensivas?

Como veréis los limites de esta nueva forma de comunicarse me tienen un poco confundido. Me ayudais con vuestras opiniones?

8 comentarios:

Trecce dijo...

A mí la verdad es que me da un poco igual todo eso. Lo que si me parece importante es que se guarden unos mínimos modales.

José Antonio del Pozo dijo...

la instantaneidad y el anonimato de las redes incitan a lo peor, pero con una buena educación general sus ventajas lucirían más. Y en lo de los tonos de acuerdo contigo: respeto donde hay respeto.
saludos blogueros

Sostrato de Cnido dijo...

La verdadTrecce, es que eso que parece una norma mínima y sencilla, es casi imposible de conseguir. La gente no sabe comportarse en la calle, como para hacerlo en el anonimato que les da la red. un abrazo

Sostrato de Cnido dijo...

Y siempre terminamos en el mismo problema Sr del Pozo. Nos falta mucha educación en este país con un sistema educativo deliberadamente destruido. Y eso afecta a todos los temas de la vida y de los blogs. un abrazo

jano dijo...

Mi querido Sostrato ¿de verdad crees que existe el anonimato total en internet?
Rotundamente Nó. Nuestro ordenador tiene asignado un número de identificación al igual que los teléfonos celulares, y nuestro servidor de internet nos asigna una dirección IP que nos puede localizar con mucha exactitud (hay IP fija e IP variable, más difícil de identificar); lo mismo ocurre con la telefonía móvil, hemos sido obligados recientemente a registrar nuestros números de tarjeta SIM por motivos de seguridad y nuestras llamadas se graban en los registros de la compañía servidora de telefonía con las coordenadas que facilitan los repetidores (recuerda el caso de Pepe Blanco y cómo se supo las conversaciones que mantenía con el empresario).
En internet todos usamos un buscador o un metabuscador que nos permite acceder a los contenidos de la red (Google, Yahoo, Aol, Mozzilla...), pues bien, la inmensa mayoría registra nuestras búsquedas y nos graba la dirección IP, las páginas visitadas y todo lo que hacemos día a día, empleando después los datos obtenidos con ayuda de las famosas Cookies (esas galletitas espías que nos cargan en los ARCHIVOS "TEMPORALES")para redireccionar nuestras búsquedas y para vender datos a empresas de publicidad. Asimismo, empresas de hardware (impresoras, escáneres, teclados...) como HP, te cargan una "galletita" que registra nuestros movimientos en el ordenador al instalar el producto, y no te lo deja borrar (afortunadamente existen programas gratuítos, como REG CLEANER, que te desbloquean el archivo y lo puedes mandar a hacer puñetas a la papelera de reciclaje. Métete en EJECUTAR e introduce en la caja de búsqueda: %temp% y después ACEPTAR:¿sorprendido por la cantidad de basura que acumula tu ordenador?... Selecciona todo y después elimínalo sin piedad; te habrás ahorrado un buen espacio en tu disco duro que antes estaba ocupado por la mierda que nos meten cada vez que entramos en una página de internet.
Pero la cosa no termina ahí. Hace un tiempo que la compañía AOL volcó en la red datos personales y de búsqueda, por "error", de millones de internautas; y Yahoo colaboró con el gobierno chino para localizar a varios disidentes, que ahora están en la cárcel, con la disculpa de respetar las leyes del país, donde estaban sus servidores de internet.
Como verás, Sostrato, estamos más vigilados que nunca por el Gran Hermano y la red no es tan segura como se piensa, pero si utilizas internet con fines pacíficos y honrados sólo debes temer la violación de tu intimidad y los ataques de los ciberdelincuentes, tomando medidas sencillas y sin llegar a la paranoia.
Con respecto al tono que uno debe emplear en los blogs y en las redes sociales, la cosa se reduce a simple educación y buen talante, respetando a los demás y haciéndote respetar como en la vida real: en carnaval, con la cara tapada, la buena persona se divierte, el delincuente se aprovecha del anonimato para cometer fechorías.
Saludos.

Sostrato de Cnido dijo...

Buenos dias Jano! Conozco toda la parte tecnica que describes aqui, es muy grave y viola todos nuestros derechos. Aun asi existen metodos para permanecer ocultos en la red cuando de problemas politicos hablamos. El principal que usan disidrntes de todo el mundo es comunicarse a traves de servidores seguros. Principalmente los de la asociacion de prensa, que decidio colocarlos en Australia, al considerar este pais, segun todos los rankings, como el pais con mayor seguridad juridica del mundo.

Pero yo en mi articulo soy mas domestico. Hablo de anonimato e impunidad social. Me refiero a que para el comun de los mirtales es imposible identificar a alguien en la red. Y que esto es aprovechado para ser maleducafo o hiriente.

De acurrdo contigo en que es un tema de educacion, pero como decia antes es un bien excaso que lleva en crisis mucho mas tiempo que la economia y es uno de los principales causantes de la misma.

Un abrazo

M.A.S dijo...

Lo que opino de las redes sociales es que todo lo que publiques será público y debes estar preparado para afrontar sus consecuencias tanto positivas como negativas. Como he leído en alguna opinión no existe el anonimato en internet, es un mundo aparte incontrolable. Un saludo

Sostrato de Cnido dijo...

Buenas tardes M.A.S. Eso creo yo, que debe ser reciproco y si puedo publicar, significa que es público.

Un abrazo